Saltar al contenido principal
Operación Whoopy dos patas un camino

Operación Whoopy dos patas un camino

Hola, mi nombre es Lorena y si eres amante de los animales te pido por favor que leas mi historia porque posiblemente tú puedes ser una parte muy importante de ella. De hecho, sin ti nada será posible. Más que mi historia es la historia de una familia completa...   Todo comenzó cuando me quedé embarazada. Mi pareja Edgar y yo decidimos adoptar a un perro y a un gato. De primeras, lo decidimos para inculcar unos valores a mi futuro hijo con los animales, el respeto, el cuidado y el amor que te aportan. Sin dudarlo estamos en contra de la comercialización de los animales y por ello decidimos adoptar en la asociación Help Fuerteventura. Ellos se encargan de los cachorros abandonados, los acogen, los ayudan, les buscan casa de acogida, los desparasitan, los curan en caso necesario hasta encontrarles un hogar. En definitiva, realizan una labor maravillosa sin ánimo de lucro a la cual les debo las gracias, porque gracias a ellos adoptamos a Whoopy, el protagonista real de esta historia. ¿Quién es Whoopy? Whoopy es un perro que a los dos meses de edad fue abandonado junto con sus cuatro hermanos. Cuando fuimos a adoptar, justo era él el único que quedaba por ser adoptado y la verdad es que nos enamoramos al verlo. Realmente nos daba igual la raza, el color y el sexo. Simplemente, queríamos un perro y ahí estaba él, un cachorrito negro, enorme y con la carita de niño bueno.    Nos lo quedamos sin pensarlo. Para Edgar y para mí era como si acabásemos de tener un hijo, le dábamos los mismos cuidados que a un bebé. Era un cachorro increíble, bueno, juguetón, hacía amigos donde fuese, un perro ideal que cada día te daba amor y cada día te enamorabas más de él. Luego llegó Misu, una gatita callejera de una camada de la calle. Una gatita blanca y negra que es nuestra niña mimada tanto por nosotros como por su hermano Whoopy que le aceptó desde el primer día. Ellos se han criado juntos y son inseparables. Los meses fueron pasando y Whoopy se fue haciendo cada vez mayor y a la vez que crecía, también lo hacía nuestro amor por él. Luego llegó el tan esperado hijo, Edgar Junior, al cual desde el primer día que llegó a casa fue presentado tanto a Misu como a Whoopy y desde el primer momento todo fue según lo esperado.  Entre todos hemos formado una gran familia en la que nos queremos y cuidamos cada día. Hoy por hoy, mi hijo tiene quince meses por lo que interactúa constantemente con Whoopy, juega con él a cada momento y como podréis imaginar los juegos de un bebé de quince meses no son nada delicados ja ja ja. Whoopy es todo AMOR con él, incluso siendo un perro que pesa 34 kilos, él juega y lame delicadamente a Edgar Junior, para todos nosotros es como un hijo más, siempre está con nosotros y nunca permitimos que le pase nada. Después de un tiempo con él, nos fuimos dando cuenta que algo ocurría con sus patitas traseras, no caminaba normal, cosa que al principio no le dimos mucha importancia, pero con el tiempo decidimos que era mejor preguntar a su veterinaria porque la cosa no nos pintaba bien... Ésta nos aconsejó llevarlo al traumatólogo porque todo apuntaba a que tenía displasia (la displasia es cuando los huesos de la cadera se desencajan de esta).  Después de un examen del traumatólogo más una radiografía se confirma lo que intuíamos, añadiendole a la displasia  una artrosis en ambas rodillas.    Nosotros, abatidos por la noticia, pedimos soluciones al trauma quien nos informa que de momento Whoopy no parece sentir dolor, pero en unos meses deberíamos volver a realizarle un examen médico para ver cómo continua. También nos dijo que por supuesto debe de llevar una vida sin grandes esfuerzos, una dieta porque el peso le venía fatal para las caderas y comida especial para sus articulaciones. Esto fue en octubre del 2016. Pasado un tiempo volvemos a realizarle la segunda revisión ya que tenía síntomas de dolor al cojear cuando caminaba más de la cuenta o daba una pequeña carrera. Después de otra radiografía y revisión, su traumatólogo nos com

101

5.982,30 €

66 %
Animalistas Sanse

Animalistas Sanse

Universo Vacaloura ♥Un santuario animal es un lugar donde animales de diferentes especies pueden llevar la vida que les corresponde en tanto individuos sintientes y con intereses propios; un lugar libre de especismo, de maltrato y de explotación, donde sus diferentes necesidades son cubiertas.En los santuarios, se respeta a los individuos que en él habitan e intenta dárseles la mejor vida posible.En el Santuario Vacaloura, además de velar por una vida digna para los animales que aquí viven, también tenemos como objetivo difundir el antiespecismo y el veganismo, para conseguir una sociedad más respetuosa con los animales no humanos.      Está situado en Santiago de Compostela, nació en el 2013 para acoger animales de todas las especies, siempre y cuando se les pueda dar una vida digna. Actualmente viven en el Santuario más de 200 animales de diferentes especies (conejos, cerdos, gallinas, patos, equinos, ovejas, etc...).Muchos de los habitantes de Vacaloura dejan atrás historias de maltrato, de explotación y de abandono. En Vacaloura se lucha para que los animales recuperen la salud, la tranquilidad y puedan vivir en paz.El Santuario pretende dar a conocer las historias de sus habitantes, con sus horas bajas y sus alegrías, para que los animales no humanos puedan ser reconocidos como los individuos únicos que son, cada uno con sus características propias, poseedores de diferentes emociones, con ganas de dar amor y de recibirlo, pero, sobre todo, con necesidad de ser respetados. Creemos que difundir lo que los animales realmente son ayudará a que sean reconocidos cómo sujetos y, luego, la que no sean contemplados cómo meros recursos.El Santuario está situado en las afueras de la ciudad en un entorno rural, tranquilo, en el que los habitantes del Santuario disfrutan de una vida apacible. Ayudanos a seguir haciéndolo posible. Colabora en este bote o haz tu donación directamente en http://santuariovacaloura.org/es/donaciones/ Ayúdanos a construir un mundo mejorVacaloura se financia exclusivamente de donaciones privadas. No recibimos ninguna subvencion ni ayudas gubernamentales.

6

70 €

Nala necesita ayuda para operarse

Nala necesita ayuda para operarse

Por favor, lee mi historia. Necesito tu ayuda.Participa de forma fácil y sencilla en un clic.* Puedes participar con la cantidad que quieras.* Todos los pagos están protegidos.Gracias a tod@s Hola a todos. Mi nombre es Nala y resido en Molina de Segura, un municipio de la provincia de Murcia, aunque nací en Abarán un 10 de abril de 2018, por lo que apenas tengo 6 meses de vida. Soy una cachorra de color marrón mestiza con rasgos de mastín, golden y pastor alemán, aunque no todo el mundo se pone de acuerdo en esto. Fui adoptada con 5 semanas por María y Miguel Ángel, y desde entonces vivo con ellos en casa. Era la primera vez que adoptaban un cachorro, por lo que me recibieron con gran alegría e ilusión. Ellos me cuidan con mucho cariño y paciencia, ocupándose de todo para que no me falte de nada. Mi mejor amigo es Coco, un mastín mestizo adoptado por los padres y el hermano de María. Con él juego siempre que puedo, ya que es más grande y un poco mayor que yo, aunque me cuesta mucho seguir su ritmo. Enseguida sabréis por qué. Ah, y mi amor platónico es Van Gogh, un mastín vecino enorme, de pelo oscuro con unos preciosos ojos azules. Siempre que nos vemos nos saludamos muy efusivamente.  Desde siempre he sido algo gruñona, y siendo muy pequeña me gustaba mucho morder e ir a mi aire, aunque conforme he ido creciendo me he vuelto una perra muy sociable, cariñosa y simpática; me gusta pararme delante de todos cuando pasan a mi lado y, si me dicen algo, juego con ellos y les ofrezco todo lo que sé. Sin embargo, no todo ha ido bien con el crecimiento. Ya desde muy joven empecé a tener problemas para andar y levantarme. Al principio empecé a cojear con las patas traseras, y después el problema empezó a agudizarse en las patas delanteras, tanto que hace unas semanas me aparecieron unos bultos en los codos. Tras consultar a un especialista nos confirmó lo peor: displasia en las cuatro extremidades, siendo más grave en los codos y en la cadera izquierda. La displasia es una enfermedad común en las razas grandes, y consiste en una mala unión de las grandes articulaciones durante el crecimiento debido a causas genéticas, lo que provoca inestabilidad y trastornos en la movilidad. Es más grave en las patas anteriores, pues éstas llegan a soportar hasta el 60% del peso corporal. Hemos buscado otras opiniones médicas y todas nos recomiendan lo mismo: hay que operar urgentemente los dos codos (dentro de una semana como mucho), ya que las articulaciones no están uniendo bien y eso puede producir que, si no me someto a cirugía, mis patas no funcionen y apenas pueda levantarme o caminar en un futuro no muy lejano. La técnica que se utiliza es la artroscopia y, en la misma sesión, si es necesario, se colocarían tras la limpieza de la zona tornillos, además de que no se descarta una osteotomía de cúbito (quitar un trozo de dicho hueso, que no influye en el movimiento) para que el tríceps tire de la articulación y ésta pueda ocupar el sitio que le corresponde, con el objetivo de hacer un mejor contacto. Aquí os dejo unas radiografías donde podéis ver la naturaleza de mi lesión. Respecto a las caderas, de momento pueden esperar, pues su evolución suele ser mejor con el tiempo y no se operan con tanta frecuencia. Pero no descartamos que haya que hacerlo en el futuro si las cosas se complican.  Nos han pasado presupuesto y el coste de la operación oscila entre los 2.100 y los 2.600 euros, dependiendo de las técnicas que finalmente tengan que utilizar.  Mis padres adoptivos no se pueden permitir un coste tan alto para financiar la intervención, y es por ello que nos hemos decidido a pedir ayuda. Todos coinciden en que ha sido un caso de mala suerte, pues lo más habitual es que aparezca una displasia en un miembro o como mucho dos, pero no en los cuatro. Me han recetado colágeno y aceite de pescado omega 3 durante toda la vida para fortalecer el cartílago de las articulaciones, y ahora mismo estoy tomando antiinflamatorios para calmar el dolor, que afortu

4

110 €

4 %
Blacky!

Blacky!

Hola mi nombre es Sergio. Soy dueño de Blacky.Cuando era más pequeño supe que queria un perro , lo deseaba con todas mis ganas y se lo dije a mi hermana, ella acepto hablar con mis padres y ver que podiamos hacer. Aceptaron con la condición de que el perro tubiera todo los cuidados adequados a lo que acepte. No estoy a favor de la compra/venta de los perros y me dedique a revisar anuncios de perros en adopción. Encontre a Blacky. Una familia lo estaba dando en adopción porque se marchaban del país y preferian que el perro estubiera en una casa antes que darlo a la protectora/perrera. Contacte con ellos y aceptaron, nos contaron la historia de como habian obtenido a Blacky. Segun la historia que nos contaron fue que cuando ellos estaban de vacaciones en Andorra decidieron adoptar un perro de una de las perreras.Blacky era un cachorrito abandonado. Trasladandose con Blacky a su domicilió.Tiempo despues por tema de trabajo se tenian que marchar y ahi es donde empieza nuestra historia. Desde el primer dia que llego me enamore. Tanto que rompi la primera camisa que tenia para ponersela a el.Esta foto es de su primer dia en casa. Llego  el dia 13 de marzo de 2013. La antigua dueña lo trajo hasta casa desde su domicilio.    Siempre ha sido un buen perro. Bastante tranquilo en casa y muy muy activo en la calle.    Desde que adopte a blacky vi que no era un perro normal , temblaba todo el rato y siempre estaba muy nervioso.Hace casi un año aproximandamente, sufrio un ataque de epilepsia y me asuste mucho pero despues de un rato se tranquilizo y volvio a la normalidad. Con el tiempo volvio a pasarle y esta vez lo lleve al veterinario donde me dijeron que tiene mucha sensibilidad en las piernas debido a los nervios y que para saber si los ataques epilepticos se deben a algun daño en su cabeza debido a algun tumor o otra cosa, me dijeron que tendrian que hacerle un analisis que cuesta 60 euros.Tratamiento no incluido. Estoy estudiando en una escuela para adultos y el poco dinero que recibo de mi padre es para pagar material que voy necesitando y subsistir junto con mi pareja y mi madre y  comprar la comida de blacky y mis otros animales  por lo tanto no tengo nada de dinero, hace poco lo he puesto a mi nombre.  "El Perro estaba al nombre de mi hermana" que fallecio hace casi 1 año. Un amigo cercano me apoyo con el dinero para ponerlo a mi nombre y poder llevarlo al veterinario.  ( Le Agradezco muchisimo la ayuda)  Todo el fondo recaudado ira para pagar el costo de veterinario , vacunas y medicaciones para blacky. Toda aportación por pequeña que sea sera de gran ayuda! Muchas gracias ultimamente ha estado sufriendo ataques de epilepsia y ansiedad pero no puedo llevarlo al veterinario porque no dispongo de dinero ahora mismo para las medicaciones, tratamientos y vacunas. Blacky es un perro muy nervioso pero es un amor de perrito. Es un gran apoyo para mi y mi familia.Es un gran amigo y el mejor regalo que me pudo dar mi hermana. Muchas gracias a todos

1

0,37 €

0 %
Parte superior de la página