Skip to main content
Caja de resistencia internacional huelga general Francia

Caja de resistencia internacional huelga general Francia


Las Marchas de la Digindad Andalucía y Caminando Andalucía han creado una caja de resistencia internacional para apoyar la huelga de los/as trabajadoras en Francia  en lucha por sus pensiones desde hace un mes y medio.

 

Desde el pasado 5 de diciembre, miles de trabajadores y trabajadoras de Francia están en huelga en contra de la reforma de las pensiones del gobierno de Macron. Más de un mes y medio en huelga indefinida para sectores como los/as trabajadoras del metro, de los autobuses urbanos o del ferrocarril. Otros sectores como la enseñanza, la sanidad, la dependencia, la cultura, la energía o la justicia también están en huelga. Para poder aguantar este pulso, los y las trabajadoras en huelga han creado en Francia cajas de resistencia que en una semana habían conseguido juntar más de un millón de euros. Esas cajas son claves para poder sumar a más sectores en huelga indefinida. Sabemos de la importancia de esta lucha incluso para nosotros/as. Si este pulso lo ganan los y las trabajadoras en Francia, estaremos en mejor disposición aquí también para conseguir nuevas victorias contra la patronal y sus políticas. Por todo ello desde las Marchas de la Dignidad Andalucía / Caminando, hemos decidido crear una caja de resistencia internacional en apoyo a su lucha para ayudarles a aguantar también en el terreno económico.  Nos parece central retomar con la práctica esa solidaridad internacional entre trabajadores/as de diferentes países.

 

Algunos apuntes sobre la Reforma de las pensiones en Francia para quien esté interesado/a:

 

 

Son ya muchos los años en los que reforma tras reforma, diferentes gobiernos fr, tanto de derechas como de izquierdas del país vecino, han ido alargando la edad de jubilación y disminuyendo la cuantía de las pensiones. Balladur en 1993 y su aumento de los años de cotización a 40 años para el sector privado (antes 37); Fillón en 2003 con el equiparamiento de los años de cotización también a 40 años para el funcionariado; Woerth en 2010 con el aumento de la edad de jubilación a 62 años (antes 60 años) y Ayrault en 2013 con el aumento de los años de cotización de 40 a 43 años.

 

Siempre una misma lógica, trabajar más tiempo y cobrar una pensión más baja aumentando el periodo de cómputo para la misma. En esta ocasión, el gobierno del primer ministro Edouard Philippe y del presidente Macron, han elaborado una reforma que le da una vuelta de tuerca más. Aumentar el periodo de cómputo para la pensión, que hasta ahora se contabilizaba en base a los mejores 25 años de tu carrera profesional, al total de toda tu carrera profesional. Lo cual significa inevitablemente unas pensiones a la baja que golpea con más fuerza a los sectores más precarizados y en concreto a la mujer trabajadora. Aumentar la edad de jubilación a los 64 años para cobrar el 100% de la pensión pasando a una jubilación por puntos que cada futuro gobierno podrá, a su antojo, contabilizar como le venga en gana y que no estarán sujetos a la evolución de los precios ni de los salarios. Eso significa acabar de facto con el sistema actual por repartición e introducir un sistema por capitalización individual para completar una pensión de miseria y de paso beneficiar a los seguros privados. Por si todo esto fuese poco, la reforma pretende también acabar con los regímenes especiales…salvo los de la policía y del ejercito. Desde la segunda guerra mundial toda una serie de sectores contaban con unas condiciones particulares para jubilarse debido a la dureza de su trabajo, pues con un discurso cínico de igualdad entre trabajadores/as, este gobierno pretende igualar a todo el mundo...pero a la baja.

 

La pretensión de Macron: dar un golpe definitivo a las pensiones para no tener que volver a enfrentarse a la aprobación de una reforma muy impopular en el futuro. Con este proyecto aprobado, sólo se tratará a partir de entonces de jugar con el precio del punto para bajar las pensiones. Sin embargo, tal y como ya ocurriera en 1995 con el Plan del entonces primer ministro Juppé sobre las pensiones y la seguridad social, la resistencia en la calle está siendo muy fuerte. La huelga actual ya es en número y en días superior a la de 1995 que consiguió tumbar a aquel gobierno y a dicho proyecto.

 

El contexto social en Francia estos último años, ha sido a pesar de las derrotas parciales una acumulación de experiencia para toda una generación que se ha movilizado contra la reforma laboral en 2016, en contra de la carestía de la vida con los chalecos amarillos o contra la privatización de la enseñanza. Todas esas resistencias acumuladas estos últimos años con sus formas de lucha propia: la autoorganización de los y las trabajadores en huelga para bloquear la economía o la determinación y el enfrentamiento con el Estado de las movilizaciones de los chalecos amarillos son el mejor garante de esta lucha que en estos momentos está librando la clase trabajadora más allá de los Pirineos. Todo este contexto social es el que ya obligó al gobierno de Macron a tener que posponer en el tiempo una reforma clave para su mandato.

€51 Collected

0 Day left
2 Contributions

Organiser

quirante román rubén

Profile verified

Beneficiary

apoyar desde las Marchas de la Dignidad / Caminando Andalucía la huelga general contra la reforma de las pensiones de Macron en Francia